Líder de Hillsong rechaza la prohibición de cantar dentro de las iglesias en Australia
julio 7, 2021
Hallan culpable al hombre que sacrificó en «pacto con el diablo» a 2 mujeres para ganar la lotería
julio 7, 2021

El evangelista Nick Vujicic funda un banco provida para combatir la crisis del aborto

Desde hace unos años, Nick Vujicic se dio cuenta de que la mayoría de los principales bancos estadounidenses apoyan a Planned Parenthood, el mayor proveedor de abortos del país.

El evangelista de 38 años, dijo a The Christian Post, que «la mayoría de los bancos -el 90%, de hecho- hacen donaciones filantrópicas al aborto», y añadió que una cantidad impensable de «dinero de Dios» se ha utilizado para financiar el asesinato de niños antes de nacer.

Luego de conocer esta preocupante realidad, Vujicic se asoció con su «madre espiritual», Betsy Gray, quien además es la directora ejecutiva del Network Medical Women’s Center, una clínica médica de atención primaria en Santa Bárbara, California, para fundar el ProLife Bank.

El fundador de Life Without Limbs, dijo que el Banco ProLife no es un banco con ánimo de lucro, sino un banco para dar. El banco dará «el 50% de los beneficios netos a organizaciones judeo-cristianas sin ánimo de lucro para promover el Reino de Dios», explicó.

«Al igual que Noé salvó vidas, nosotros vamos a salvar vidas con el Banco ProLife», compartió. «Se basa en el entendimiento de que Dios quiere recuperar su papel y redistribuirlo a través de sus alumnos fieles».

Aunque es el fundador y director general de un ministerio sin ánimo de lucro y un autor de bestsellers del New York Times, Vujicic dijo que se considera un «tipo de números».

Vujicic empezó a comerciar con opciones y acciones cuando era adolescente y compró su primera casa como inversión a los 19 años. Se licenció en Comercio con una doble especialización en planificación financiera e inversiones y contabilidad y se graduó a los 21 años.

Por eso, cuando se le presentó la idea de un banco provida, se sintió intrigado, pero pidió a Gray que le diera tres meses para orar con su esposa sobre la decisión. Durante esos tres meses, el evagelista compartió que se enfrentó a un asalto espiritual como nunca antes.

«Mi mundo se puso patas arriba», recordó. «Tuvimos una granada en nuestra casa; me publicaron un artículo falso en una revista gay diciendo que había despedido a alguien por ser gay. Tuve una amenaza de demanda contra mí por parte de alguien a nivel internacional. Tuve un dron espía sobre mi casa, y me echaron de un banco, todo en cuestión de 16 semanas después de esa oración».

«Fue evidente para mí que este es un tema cercano al corazón del Señor», añadió Vujicic. «Los últimos 20 años de mi vida fueron compartiendo el Evangelio de Jesucristo a millones de personas en todo el mundo. Los próximos 20 años serán, predicar donde pueda, pero también traer el cambio, de forma tangible».

La protección de la santidad de la vida en todas sus etapas es un tema cercano al corazón de Vujicic. El australiano-estadounidense nació con el síndrome de tetra-amelia, un raro trastorno caracterizado por la ausencia de las cuatro extremidades. Vivir con una discapacidad le da una perspectiva única sobre temas como el aborto, la adopción y el sistema de acogida.

«En Estados Unidos se han producido 77 millones de abortos, lo que supone el 23% de nuestra población. Y uno de cada tres cristianos ha abortado. Estoy haciendo mi parte para sacudir las jaulas de la Iglesia para decir: ‘No puedes permitirte el lujo de no decirle a la gente que la mitad de los abortos en Estados Unidos son hechos por un cristiano», dijo.

Vujicic también insta a los cristianos a que participen activamente en los ayuntamientos, consejos escolares y otros comités políticos locales para utilizar su voz en «recuperar América para Dios».

Expresó su creencia de que el caso Roe vs. Wade será anulado – y señaló que ya hay 12 ciudades santuario en los Estados Unidos que no permiten que se realicen abortos. Dijo que los cristianos tienen el poder de llevar ese tipo de cambio a todas las ciudades del país.

«No estamos lejos de que las ciudades se den cuenta de que basta con que vayamos a un consejo escolar y devolvamos la Biblia a los sistemas escolares, ciudad por ciudad», subrayó.

«Así es como recuperamos América. La forma en que América ha sido robada y la forma en que América será, la mitad de los estadounidenses nunca estarán de acuerdo conmigo. Y se nos obliga en esta cultura de la cancelación a elegir un bando u otro».

«Perdimos la guerra, y vamos a pagar por ello», dijo Vujicic. «Pero el remanente resistirá».

El evangelista, que ha compartido el Evangelio desde más de 3.500 escenarios en 74 países, expresó su preocupación por el hecho de que la Iglesia en América esté «dormida» ante la persecución que se avecina. Desafió a los pastores a «dar la cara» y predicar la verdad bíblica desde el púlpito, sin importar lo impopular que sea.

«Creo que Estados Unidos va a tener un duro despertar», dijo. «Aquellos de nosotros que no enfrentamos la música, que no corregimos la injusticia – va junto con el cambio de la marea desde 2005, cuando las iglesias cambiaron su canto y baile para traer a los perdidos a través de la puerta al diluir la experiencia. Nos hemos olvidado de enseñarles la carne».

Asimismo, dijo que la pandemia puso de manifiesto la falta de compromiso y discernimiento espiritual de muchos cristianos. El conferenciante y autor instó a la próxima generación a dejar de basar sus acciones en los sentimientos – «No te limites a compartir cosas o a saltar sobre ellas porque has oído que alguien lo hace», aconsejó a basarse en la Palabra de Dios.

«Tantas personas que son cristianas han caído en la depresión, en pensamientos de suicidio, en el divorcio y en todas estas cosas en los últimos 18 meses como nunca antes porque nunca se les enseñó a memorizar las Escrituras, a leer la Biblia por su cuenta y a entender que la adoración es entre tú y el Señor Jesucristo sin la estructura de la iglesia», dijo Vujicic.

«Sentimos que este es el momento, como cristianos, de unirnos y pedir a Dios que nos perdone los pecados de nuestra tierra».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *