Shawn Mendes dice que lloró al escuchar música cristiana después de no creer en Dios
julio 5, 2021
Tras luchar durante años con la atracción hacia el mismo sexo, pastor cuenta cómo siguió a Jesús lejos de la homosexualidad
julio 5, 2021

Hombre musulmán golpeó y envenenó a su propia hija por convertirse a Cristo

Hajat Habiiba Namuwaya está luchando por recuperarse después de que su padre musulmán la golpeara y la obligara a ingerir una sustancia tóxica por haber abandonado el Islam, según fuentes.

La mujer de 38 años y madre de tres hijos, dijo que huyó de su casa en la aldea de Namakoko, en el subcondado de Nangonde, el mes pasado después de que sus familiares musulmanes la amenazaran.

Ella había puesto su fe en Cristo en febrero después de lo que llamó una sanidad milagrosa.

«Mi madre me advirtió que la familia planeaba matarme», dijo Hajat a Morning Star News desde su cama de hospital.

«Compartí mis temores con el pastor, y éste, junto con su familia, aceptó acogerme, y libremente compartí abiertamente mi nueva vida en Cristo con amigos en WhatsApp, lo que me trajo problemas».

Un mensaje de texto sobre refugiarse en casa de su pastor, cuyo nombre no se ha revelado por razones de seguridad, llegó a su padre, quien movilizó a otros familiares para que la localizaran, dijo. Hajat dijo que en la mañana del 20 de junio, los familiares llegaron a la casa del pastor y comenzaron a golpearla.

«Mi padre, Al-Hajji Mansuru Kiita, recitó muchos versos coránicos maldiciendo y denunciando que ya no era un miembro de la familia», dijo.

«Empezó a golpearme y torturarme con un objeto contundente, infligiéndome moratones en la espalda, el pecho y las piernas, y finalmente me obligó a beber veneno, al que intenté resistirme pero tragué un poco».

Cuando llegaron los vecinos en respuesta a sus gritos de auxilio, los familiares musulmanes se alejaron a toda prisa, dejando una carta en la que la denunciaban a ella y al pastor, según relata.

«El pastor no estaba cuando llegaron los atacantes, pero un vecino le llamó por teléfono», dijo Hajat.

«Tuvo miedo de venir inmediatamente, pero más tarde vino y me encontró luchando por mi vida. Me llevaron a la clínica cercana para que me dieran los primeros auxilios, y más tarde me llevaron a otro lugar para que me trataran y oraran».

Además de la angustia de estar separada de sus hijos, de 5, 7 y 12 años, que están con su padre, Hajat necesita más tratamiento especializado.

«Estoy inquieta con un dolor continuo en el estómago», dijo.

Su pastor denunció el ataque a un funcionario local que le concedió permiso para quedarse con el líder de la iglesia, pero debido a los peligros de que volviera allí, Hajat encontró refugio en un lugar no revelado.

No ha avisado a la policía por temor a las represalias de sus familiares, incluida la posibilidad de que inventen cargos falsos contra ella o la iglesia.

«Es una situación muy delicada», dijo un líder de la iglesia.

El pasado 24 de febrero, Hajat que antes era profesora de islam, depositó su fe en Cristo, después de recibir la sanidad de un cáncer de mama cuando el pastor oró por ella, dijo.

Su familia se enteró de su conversión después de que ella enviara mensajes de texto al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *