Hallan culpable al hombre que sacrificó en «pacto con el diablo» a 2 mujeres para ganar la lotería
julio 7, 2021
El toque de queda será desmontado en tres semanas
julio 8, 2021

«No teman a los hombres», «teman a Dios» dice pastor canadiense liberado de la cárcel

El pasado domingo, el pastor Tim Stephens dijo a su congregación luego de haber salido la semana pasada de la cárcel, que se sentía fortalecido por el apoyo y las oraciones de los cristianos de todo el mundo.

El pastor de la iglesia baptista de Fairview, en Calgary, fue liberado el 1 de julio, luego de pasar más de dos semanas detenido por celebrar servicios religiosos en violación de las restricciones sanitarias provinciales por el Covid-19.

«Estuvimos en la cárcel… durante 17 noches y 18 días», dijo Stephens durante un la predicación. «Y cuando estás allí tanto tiempo escribiendo, tienes muchas cosas en la cabeza, y ahora quieres compartirlas».

El Centro de Justicia para las Libertades Constitucionales, que representaba a Stephens, anunció el 1 de julio que había sido liberado de la cárcel y que el edificio de la iglesia bautista Fairview había sido liberado del embargo del gobierno. Stephens y la congregación habían estado celebrando sus cultos en la clandestinidad, al aire libre, en lugares no revelados. Fue detenido en junio en su casa después de que un helicóptero de la policía detectara el servicio.

El director de litigios del Centro de Justicia, Jay Cameron, criticó al gobierno de Alberta por detener no sólo a Stephens, sino también a otros dos pastores.

La persecución gubernamental de los cristianos por el «delito de reunirse pacíficamente para el culto no será, ni debe ser, olvidada», dijo Cameron.

Con lágrimas en los ojos, Stephens dijo a la congregación que se sentía «animado porque muchos de ustedes fueron fortalecidos y envalentonados en su fe». Diciendo que su fe «se siente débil», dijo, «saber que ustedes están siendo fortalecidos me da fuerza».

«Cada día, Él me sostuvo y cada día escuché de su trabajo entre ustedes y en el mundo», dijo Stephens.

Stephens predicó a partir de Mateo 10, en el que Jesús dijo a los discípulos que se enfrentarían a la persecución.

«Este texto en Mateo 10 habla de estas consecuencias crecientes – esta oposición que la gente enfrenta al estar por el Señor Jesucristo», dijo Stephens.

«Las últimas 17 noches que he pasado en la cárcel», dijo, «me han dado oportunidades para declarar la gloria de Cristo, dentro y fuera. Nunca ha habido un momento en mi vida en el que haya sido tan odiado por la gente. Pero nunca ha habido un momento en mi vida en el que me haya sentido tan amado por la gente [al] mismo tiempo. No temas a los hombres. Grita desde los tejados que Jesucristo es el Rey de todos los reyes.

«… Teme a Dios. Jesús dijo que Dios es el que va a juzgar y Dios es el que va a cuidar de ti».

En un blog este verano, Stephens reconocía que el Covid es «grave», pero argumentaba que el «remedio no debe ser peor que la enfermedad», señalando los problemas de salud mental y de suicidio. En su iglesia no se había producido «ni una sola transmisión» del virus, escribió.

En ese momento, los servicios de culto de la iglesia estaban limitados a sólo 15 personas.«Restringir la iglesia a 15 personas -lo que esencialmente restringe la reunión de la iglesia- va en contra de la voluntad de Cristo y de la conciencia de muchos que desean adorar al Señor de la gloria según su palabra», escribió Stephens.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *